Conversatorio en la Asamblea Legislativa Ciudad de México, “Lineamientos estratégicos para la instauración de un estado sin trata de personas”.

[:es]La diputada Lety Varela, Presidenta de la Comisión de Seguridad Ciudadana fue la anfitriona de este evento; quien agradeció a los asistentes por su participación en esta mesa. Mencionó que la trata de personas es un delito que está presente, sin embargo, no lo queremos ver o nos cuesta trabajo entenderlo. Agradeció al diputado Manuel Vargas quien preside la Comisión de Atención Especial a Víctimas de la I Legislatura de la Ciudad de México, quien dijo que la Ciudad de México ha sido lastimada por muchos delitos y en el caso concreto de la trata de personas se ha convertido en una deuda, además de ser un delito lastimoso. La trata es también un problema donde se involucra el dinero, pues es un negocio para el crimen organizado que genera 150 mil millones de dólares al año, tiene incidencia en todos los países y es un delito que flagela la dignidad del género humano. Es un delito que se presenta junto con otros como secuestro, extorsión, corrupción, violencia, abuso sexual. 
El Canciller Marcelo Sánchez Sorondo, de la Academia de Ciencias Sociales del Vaticano, mencionó que la llaga de la sociedad es la esclavitud, por lo que la Academia fue asignada para tomar este problema, conocerlo y ofrecer soluciones. Este delito es considerado un delito de lesa humanidad, por lo que el estado, y en este caso la Ciudad de México, tiene responsabilidad hacia las víctimas. De acuerdo con su experiencia, mencionó que Francia es el modelo a seguir, en cuanto a legislaciones y en cuanto a protocolos de atención a víctimas, es nuestro país; quien ha marcado un precedente, caso concreto el trabajo de Rosi Orozco, pues las que fueron víctimas hace algunos años hoy son casos exitosos de reintegración. 
Gregoire Thery, presidente de CAP Internacional (Coalición para la Abolición de la Prostitución), que conjunta 33 asociaciones nacionales que apoyan a más de 15 mil personas prostituidas y víctimas de trata en 37 países. Su visita a nuestro país obedece a trabajos para dar a conocer a diputados federales lo que es una la legislación integral para luchar contra la trata de personas y el sistema prostitucional con la que se proteja a quienes se encuentran en esta situación y cómo es que este modelo que se está aplicado en su país ha dado resultados. El estado francés ha reconocido la práctica de la prostitución y la trata de personas como violencia de género y se ha convertido en un obstáculo para la igualdad. La ley abolicionista a la que Gregoire se refiere, ha sido adoptada por Suecia, Noruega, Islandia, Francia, Canadá e Israel, en donde se protege a víctimas de trata y personas en situación de prostitución y criminaliza la compra de sexo, así como a los padrotes y los prostíbulos; pero también ofrece un programa social ambicioso para el apoyo y protección legal, así como alternativas a la prostitución, ofreciendo acceso a la educación, vivienda, salud y otros. También tiene contemplada la labor de prevención en las escuelas. La importancia de castigar la compra del sexo se refleja en los resultados que se han dado en países en donde se ha legalizado la prostitución y se le ha reconocido como un trabajo y al hacerlo, se ha legalizado a los padrotes y a los prostíbulos, pero lo más grave es que se ha legalizado la explotación sexual. A 20 años de que algunos países europeos tomaron esta decisión, como son Alemania y Holanda; la trata de personas es 10 veces peor que en países como Suecia e Islandia, que han ido en el sentido contrario. En Alemania, la policía informó que en los prostíbulos legales, el 90% de las mujeres que “trabajan” son víctimas de trata de personas. Por otra parte, en Francia, la suprema corte consideró que la prostitución no puede ser un trabajo porque va en contra de la dignidad humana, además de ser una forma de violencia y comercialización del cuerpo humano. Si se convierte a la prostitución en un trabajo, entonces los gobiernos no van a ofrecer alternativas, porque es un trabajo, y tampoco va a existir la prevención. 
El diputado Héctor Barrera, reconoció que la trata de personas es un problema social y que están trabajando para que se logre denunciarla, pero que es necesario desarrollar las estrategias adecuadas, pues son mafias las que están tras este delito. Sin embargo, propuso que se regule la actividad de la prostitución en la Ciudad de México.[:]